El Macho Ratón y la Vaca fueron traídos de Masaya por don Antonio Robleto. Incluso trajo a una persona para que enseñara a bailarla a los boaqueños. En los años 80´ también se bailó la vaquita en la procesión de Santiago. Una persona especialista en la materia fue traída en esa época para enseñar a bailarla a los boaqueños. En algunas  procesiones del Tope aparece esporádicamente. Más bien es religiosa  su presencia en la procesión de Santiaguito de los Niños el 22 de Julio.

 

Las mantudas, con trajes largos y colores llamativos, con la cara tapada y un ramo de flores entre las manos, iban delante del santo. Los promesantes iban entre la gente común y los bailantes. Antiguamente llevaban la cara tapada. El Padre José Nieborowsky les quitó la cara tapada, por que dijo que si era una promesa, todo el pueblo los debería de ver como parte de la promesa.

Las Cantoras iban alrededor del santo con sus cantos en la mano y cubriéndose la cabeza con hojas de higuera, para protegerse del sol o la lluvia a manera de sombrilla.

Los diablitos vestían lujosamente y cantaban coplas durante las fiestas de Julio; pero no iban en la procesión. Estos han desaparecido en la actualidad.

Algunas de sus coplas las recitan los bailantes en la actualidad:

Nosotros somos los diablos,

que venimos del infierno,

a llevarnos a las suegras,

que no quieren a sus yernos.

El demonio del diablo verde,

no se ha podido casar,

por que tiene una fuentecita,

y no la puede pagar.

En los años 50´ y 60´ cuando estuvieron los Paulinos en la diócesis de Boaco, hubo desavenencias entre los comités de fiesta y la parroquia. Entonces hubo un año que no salió Santiago de la iglesia en procesión. El Capitán Somarriba compró un Santiago de los Caballeros para el siguiente año. Este Santiago es el que guarda la familia de don Carmen Gutiérrez en su casa y que sale para algunas procesiones como el encuentro de los Santiagos el 31 de Julio. En esa época apareció una disposición de Monseñor García y Suárez, Obispo de Granada, en las que se prohibían las celebraciones conjuntas de las fiestas paganas con las religiosas.

Doña Maria Luna recuerda la Procesión del Tope saliendo del Muñeco, luego de la vela del santo la noche anterior. Venían a buscarlo una caballería que venía con banderas rojas  a hacerle homenaje a Santiago. Uno de los principales montados era don Julio Incer Álvarez. Primero venía el santo y la gente y luego la caballería. Después venían los toros que se correrían en la fiesta y detrás otra caballería que rodeaba los toros. Cuando llegaban a la iglesia, los toros quedaban frente a la iglesia. El padre José Nieborowsky salía a bendecía a los caballistas y al pueblo en general. A esos de las dos de la tarde se iniciaban las corridas de toros.

Idioma

Compartir...

Eventos Proximos

No events